El escritor y luchador civilista Mauro Zúñiga Araúz en peligro

Por Amir Valle

Mauro Zúñiga Araúz

Conocí al Dr. Mauro Zúñiga Araúz durante los dos meses que estuve en Panamá investigando para escribir la Biografía Autorizada de un amigo suyo: el Dr. Hugo Spadafora Franco.

Y bastaron sólo dos largas entrevistas y las menciones admiradas que sobre él me hicieron muchas de las personalidades que entrevisté, para conocer de cerca la valentía y tenacidad de un hombre que me dijo: “me parece increíble y bochornoso que hoy tengamos que seguir luchando contra la misma pudrición contra la cual casi dimos la vida en los tiempos de la dictadura de Noriega”.

Y es que, como le escribí a un amigo y escritor panameño que vive, como yo, en Berlín: “Panamá es un país donde la corrupción es tanta que puedes respirarla”, y debo confesar que hasta mi llegada a Ciudad Panamá, a fines de septiembre de 2011, no imaginé cuánta pudrición, cuanta corrupción, cuanta inmoralidad penetraba como una enfermedad terminal el cuerpo de la política de esa nación centroamericana que, por algo que no puedo todavía explicar, sólo aparece en los grandes medios de comunicación internacional cuando se habla de uno de los seres más corruptos y sanguinarios en la historia del país: el exdictador Manuel Antonio Noriega.

Mauro Zúñiga Araúz, además de haber sido uno de los protagonistas de uno de los movimientos sociales más grandes del siglo XX en Panamá, es un profundo conocedor, un minucioso analista de las fenoménicas internas de la historia y la política panameña de las últimas décadas. Y debo confesar que conversando con él aprendí mucho de las conexiones internas y secretas de la historia política panameña con el resto de la política y la historia de aquel hemisferio (asuntos que, por cierto, tampoco reflejan los medios de prensa).

Hace unos días recibí un mensaje electrónico de Mauro Zúñiga en el cual me decía que las sombras fascistas ocultas detrás del gobierno de Ricardo Martinelli ya habían comenzado a amenazarlo de un modo peligroso: debido a las acusaciones que Mauro ha hecho en los últimos tiempos contra métodos fascistas del presidente Ricardo Martinelli Berrocal, vuelve a vivir sensaciones ya conocidas por él cuando se convirtió en una espina en la garganta del dictador Noriega, allá por los ochentas.

Por eso hemos decidido dedicar esta sección Punto de Mira a denunciar públicamente la difícil situación de un intelectual como Mauro Zúñiga Araúz, cuya vida está siendo amenazada en un país donde, supuestamente, existe una democracia.